How I f*cked up my screwed up project idea

Mis amigos de los FuckUpNights acaban de celebrar sus dos años de éxito en f*cking up. Ya están presentes haste en mi nativo Alemania: esta semana se publicó un artículo en Spiegel Online.

Los fracasos siguen siendo un tema que no se habla. Verboten. No importa si estás sacando adelante un start-up, te inventas un proyecto en el mundo del desarrollo, y hasta en la política es muy mal visto de cambiar tu opinión. Para una selección de fracasos, revisen este Libro del Fracaso. Espectacular. Y como me perdí la fiesta en la Cd de México la semana pasada, comparto aquí un fracaso personal:

verboten stencil

***

Solemos decir que las mejores ideas emergen de un par de tragos entre amigos, o bien, un par de chelas entre compas. Justamente fue lo que pasó cuando estuvimos un par de amigos (aquí un shout-out para Tobias sin quién no hubiera habido nuestros Stammtische) trabajando en una tarde lluviosa de otoño en Berlín. Nos reuníamos para compartir nuestras experiencias de proyectos en desarrollo que usaban las últimas tecnologías, las mapas de geolocalización, los mensajes de texto, los pagos móviles.

Después de un par de cervezas, la plática se volvió más honesta. Rápidamente llegamos de contar de nuestros planes ambiciosos, a contar lo que realmente pasaba, y, seamos sinceros, cómo fracasamos.

Fue ahí cuando se me ocurrió por que no crear un blog con todas estas ideas, y, por que no, hasta un evento para compartir las mejores. La plataforma se llamaría IScrewedUpMyProject.com.

Del dicho al hecho, esta misma noche registré el url y me fue a dormir contento.

Al otro día me levanté pensando en los próximos pasos. Un mensaje para invitar a amigos en compartir sus proyectos y tecnologías fracasados, coordinarme con un amigo a crear el sitio.

A la semana, todavía no había hecho nada de todo esto. Fue una semana especialmente ocupada en el trabajo. Al mes, me dije que ahora si lo iba a comenzar.

Al año, me dí cuenta que alguien había tenido una idea parecida y creado un evento llamado Failfare que invitaba a profesionales en Washington DC de contar su experiencia con fracasos. ¿Suena conocido? Ahora, tres años más tarde, los FuckUpNights, con un nombre aún más cool, están tomando el mundo.

No hay nada mejor de generar ideas que un par de chelas. Pero para hacerlas realidad, hay que estar sobrio. Si no, se quedan para contarlas durante los FuckUpNights.